lunes, 3 de enero de 2011

Mis fotos: Intimidad

 

En ocasiones una comunidad te abre sus puertas y tu, con tu cámara, les robas parte de su esencia. Esa fué la sensación que me dió cuando hice esta foto en Cantabria este verano. Pero es posible que solo sea una sensación mia ¿hasta que punto una imagen desligada de su historia transmite lo que nosotros sentimos?

8 comentarios:

  1. Son como metaforas, los escritores juegan con las palabras y con las ideas, nosotros con la realidad que nos encontramos y que podemos convertir en imágenes y éstas en ideas con las que jugar, mientras haya respeto y honestidad todo va bien.
    Y aprovecho para desearte mucha felicidad y amigos para compartirla, en toda la década y en la siguiente ;-)
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. No creo que mucho más allá, Nati. Una foto puede decir mucho, muchísimo. Pero una fotografía que recoge tu experiencia, una vivencia o un sentimiento, difícilmente puede ser comprendida como la comprende quien la hace, y quien recuerda las sensaciones que le llevaron a hacer la foto.

    Dicho esto generalizando, que sabemos que hay fotos y fotos, y a pesar de que no es lo mismo captar una imagen que un estado de ánimo, un sentimiento...

    ResponderEliminar
  3. Gracias y mucha felicidad a los dos.

    El otro día, hablando sobre una foto con Brauli de Valid, le decía que existen imágenes en las que "el lugar" de la toma, es un valor añadido.

    Planteo la cuestión en abstracto, porque no termino de ver ético descubrir donde está hecha la foto, me asalta una especie de pudor y quería saber si la imagen en si misma, sin mas datos, es suficiente.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que eso depende de que quieres contar con la foto, por ejemplo, en un reportaje de viajes no advertir que una de las fotos es de una recreación histórica de las formas de vida en un periodo diferente al actual haciendo que el lector/espectador (iba a decir vector, ¿como se dice "el que ve", porque vidente tiene otras connotaciones, no sé) no sepa si lo que está viendo es una zona chabolista o la recreación mencionada sería absurdo, pero una foto de la hoguera y una sombra del mismo espacio para ilustrar tu forma de imaginar el mito de la caverna de Platón hace innecesario la información del lugar exacto donde está tomada la imágen, ya que lo relevante es una idea que tú tratas de comunicar.
    No sé si me explico, pero creo quer todo depende, y al final creo que para valorar un obra, más allá de su valor estético, es necesario conocer las intenciones del autor, o tener alguna ayuda para conocerlo.

    ResponderEliminar
  5. Para mi lo más importante de una imagen es la sensación que me transmite y creo que eso está desligado del lugar donde se ha tomado, entiendo que estamos hablando de fotografía de autor. En el caso de la fotografía que has expuesto es indudable que respira intimidad por los cuatro costados, incluso me transmite un cierto sentimiento de soledad, y que eso sería así aunque la hubieras hecho en Cuenca en lugar de en Santander. Hay imágenes que con sólo mirarlas nos llenan la retina y el corazón y otras que no, las hay que transmiten un estado de animo del autor, otras lo hacen de la persona fotografiada y a veces son un reflejo de nosotros mismos,los que las contemplamos, quiero decir que de algún modo nos identificamos con ellas y es nuestro propio sentir lo que vemos reflejado.
    Por otro lado estoy de acuerdo contigo en que a veces no puedo evitar ese sentimiento de estar robando parte de la esencía de aquello que fotografío, aunque supongo que eso es parte del oficio y si no pensaramos de este modo seguramente careceríamos de los sentimientos más básicos.

    ResponderEliminar
  6. El lugar es información adicional, y "adicional" es demasiado relativo como para aseverar sin más. Habiendo como hay tantas disciplinas fotográficos sé que si generalizo me equivoco

    Estas fotografías tienen el valor del momento, de la escena, no del lugar. Fíjate que a mí me ha recordado una imagen guardada en mi memoria de un pequeño ático en la aldea de Los Marines, del término de Aracena. Pero, ¿Diría lo mismo de la foto frente a la Torre Eiffel de Erwitt en la que alguien salta un charco con paraguas en mano? No, yo no lo diría.

    Y todas estas cosas hacen grande la Fotografía, la posibilidad de enseñar una u otra cosa sin verdades absolutas, sin rigores dogmáticos... yo llevo dos días en esto, y como vulgar aficionado, pero entiendo que tenemos muchas herramientas a mano, pero no se usan todas en la misma foto, sino las necesarias.

    Nati, perdona si no se me entiende, que estoy muy filosófico últimamente.

    ResponderEliminar
  7. Estamos de acuerdo en que cuando la fotografía llega, es innecesario dar más datos (no tratandose de fotografía documental en si misma). Incluso la ambigüidad la favorece, porque cada espectador ve su imagen.

    Ahora es cuestión de dejar pasar el tiempo, los condicionantes se diluyen a la par que nuestra historia. Esperemos que la imagen sobreviva a tan poderoso juez ;)

    Un abrazo a todos, un placer reflexionar con vosotros.

    ResponderEliminar